domingo, 12 de febrero de 2017

LO QUE LA SOCIEDAD NO QUIERE QUE VEAMOS...




Imagen relacionada




El físico es importante y es necesario cuidarlo ya que también es un reflejo de cómo alguien se siente tanto de salud como para expresar la autoestima. A veces cuando tenemos una autoestima baja, nuestro físico tiende a estar descuidado y a desmejorarse. Por el contrario, cuando estamos alegres o exhaustivos tendemos a cuidar nuestro yo exterior.
Actualmente la belleza idealizada en general es un cuerpo delgado, formado, con proporciones muy estrictas y desarrolladas.
En las chicas, por ejemplo, se busca la delgadez de cintura y de piernas, que sea alta, y que tenga bastante desarrollado el pecho y el culo. Además de ser morena, con una piel cuidada y sobretodo el pelo largo y muy cuidado.
En chicos, se busca el cuerpo formado, algo musculado, el pelo bien arreglado y a la moda, …
Pienso que el físico, esta algo idealizado y que muchas personas que no pueden o no quieren seguir ese canon de belleza están rechazadas en muchos aspectos.
Por ejemplo, en la publicidad, siempre sale la típica mujer u hombre bellísima, con un cuerpazo, a la cual todo le sienta bien. También en programas televisivos se pone siempre la típica o el típico presentador guapo, con un cuerpo perfecto.
Pero yo no creo que sea esa la mejor manera de promocionar un producto, o de decir todas las mañanas las noticias del día. No importa, como una persona esté físicamente para eso, lo que hay que conseguir es que el producto que se quiera vender o la noticia, sea la que destaque en el espectador.
El físico genera además un problema como he dicho anteriormente en la persona. El no tener el físico tipo e ideal, tú mismo empiezas a juzgarte porque no te sientes bien contigo mismo, o simplemente otros te juzgan por si tienes un físico más cuidado o no. Por ello muchas veces en las personas se genera, malestar, baja autoestima, y el pensamiento de que nadie te va a querer.
Habréis oído muchas veces eso de que, si no te quieres a ti mismo, nadie te querrá. Esa frase tiene su parte de razón, pero si profundizamos hay gente que tiene la tendencia a no querer o encontrar más dificultades al relacionarse con los demás por culpa de otras personas que les critican o les miran por debajo del hombro, o les hacen sentir mal por ser como son.
Con más edad no lo sé, pero a día de hoy, la mayoría de jóvenes solo buscan el amor, teniendo fijo una idea de belleza. Por norma si la chica o el chico no rige esas normas, aquellas personas son más rechazadas o les cuesta más encontrar el amor. Yo ni mucho menos soy superficial, pero hay que ser realista y reconocer que siempre que vas a conocer a alguien, vas a hacerlo con más gusto si te agrada a primera vista.
El físico además genera muchos complejos, pero estos suceden a través del canon de belleza que la sociedad promueve. Yo en mi caso por ejemplo he tenido mis más y mis menos, pero desde que me empecé a importar por mi físico para mí todo son complejos y nunca estoy contenta conmigo misma, o con como soy físicamente.
El físico siempre ha generado en mí muchos prejuicios, y muchas preocupaciones. Cuando era pequeña, no me importaba como estuviera, que es lo normal vamos, pero yo me descuidé y tuve una época en la que mi físico estaba totalmente descuidado y fatal. Es decir, estaba gorda e incluso podría decir que en momentos padecí sobrepeso. Con forme me iba haciendo mayor, iba dándome cuenta de que yo no era tan querida o valorada por los demás. En verdad, en muchos casos llegaba a ser menospreciada, desvalorada, …
Todo esto hizo en mí, un cambio radical en el que quise adelgazar, poner mi cuerpo en forma y quitar así todos esos complejos que los demás habían creado en mí. Por esa razón muchas veces incluso dejaba de comer, o hacia todo lo posible por adelgazar. Llegue a un punto en el que aun estando con un físico, normal, ni gordo ni delgado, me avergonzaba y me negaba a ir a la piscina, por ejemplo, con mis compañeros, por miedo a que me juzgaran o se rieran de mi cuerpo, como en años atrás habían hecho, …
Reconozco que, al adelgazar, empecé a quererme más, a valorarme, y a mostrar a los demás lo que yo soy, pero obviamente psíquicamente y eso hizo que me convirtiera en una persona más extrovertida.
Sin embargo, a día de hoy sigo sin estar contenta conmigo misma, sin conformarme con mi físico y pensando que sigo estando “gorda”, que tengo una nariz demasiado grande y picuda, unas manos y pies muy grandes, …
La verdad que me da miedo tener esos pensamientos sobre mí misma y me preocupa, pero a día de hoy se me hace imposible e inevitable pensar eso sobre mí y querer corregirlo. Reconozco que yo soy una persona que le da mucha importancia a su cuerpo y por ello muchas veces en mí se manifiesta una actitud muy negativa, pesimista y de desvaloración. Pero ni mucho menos en los demás valoro el físico.
Para mí lo más importante de todo es el interior, el cómo me hacen sentir los demás y como me tratan que eso es lo que de verdad importa.



1 comentario:

  1. Ya te lo dije: un texto valiente y generoso. ¡Gracias por compartirlo!

    ResponderEliminar